Google
 
Web En este blog

sábado, abril 14, 2007

El morbo

Esta nota es para mí un poco riesgosa, ya que habla de algo muy ajeno a mi cultura, y no sé qué tan adecuado será para otros lugares de España. Es, de todas maneras, el resultado de conversaciones con barceloneses de ambos sexos, así que ahí va.

Hace unos meses tuve una revelación, no en el sentido de haber descubierto la Verdad, sino como cuando uno siente que las piezas encajan de pronto entre sí. Era en relación al morbo, a ciertas actitudes españolas, a algunas películas de Almodóvar, y a muchas parejas que en otros lugares no podrían salir a la calle sin tener problemas con los insultos a distancia.

Es muy frecuente aquí escuchar que a alguien le interesa otra persona no porque esté guapísima, sino porque "le da morbo". Antes que nada, la palabra morbo no significa aquí que uno disfruta viendo a un hombre desangrarse, sino otra cosa.

Este significado de morbo tal vez se expresaría en Argentina con frases del tipo "como le haría tal cosa (sexual)". Pero quiero aclarar que la belleza de una persona no es un requisito, y es un poco más amplio que sentirse atraído por una enfermera (aunque va por ese camino).

En otras palabras, aquí está perfecto desear tener sexo con una persona, sea atractiva o no, pero que, por una u otra razón, despierta un deseo en uno. Para algunos (no sé cuántos) el morbo es incluso una razón más poderosa para estar con una persona que su belleza. Por supuesto, una mujer hermosa puede despertar morbo, pero también una fea. Se trata de dos caminos separados que a veces coinciden.

El morbo sería una garantía de buen sexo, mientras que la belleza no garantizaría nada, salvo poder mostrarnos junto a ella. Desde la perspectiva del morbo, la otra persona completa algún deseo personal, mientras que desde la otra perspectiva, la persona hermosa es un objeto a mostrar ante la sociedad, una meta, un logro personal en aquellas sociedades que evalúan al individuo (sobre todo a las mujeres) por su cercanía a algún canon de belleza.

En algunas sociedades, para muchos es necesario justificar por qué uno está con determinada mujer. En Mar del Plata creo que la justificación predominante es que la otra persona es hermosa, aunque sólo sea en algún aspecto físico. También hay quien afirma que la pareja es bondadosa o cariñosa (pero generalmente recibe cierto escepticismo, ya que el que pide la justificación piensa: "dice eso porque es fea"). Una contracara de esto es que las mujeres feas, gordas, etc., son marginadas social y laboralmente. Y quien salga con ellas, incluso como amigo, se convierte en un bagayero.

En Barcelona estas justificaciones son menos frecuentes, creo que porque no se presta mucha atención a lo que los demás esperan de uno. Cuando las hay, los tres principales motivos serían el morbo, la belleza o la inteligencia. La inteligencia y la cultura general son muy valorados aquí, creo que un gran temor catalán es ser un ignorante. Hablar de belleza también es común, pero aquí no hay un cánon tan firme. El morbo, finalmente, es tan personal que hace que todo el mundo tenga la posibilidad de ser deseado (tiene un punto democrático, si se quiere), y creo que parte de la actitud de hacerles caso a los deseos propios, en vez de a las expectativas ajenas, y por eso sería más honesto para con uno mismo.

Que cada cual haga su camino. Sólo quería sugerir que hay otras formas de entender las relaciones entre hombres y mujeres, y que para algunos aquello de coleccionar objetos codiciados (la mansión de dos plantas, el coche deportivo, la mujer joven y hermosa) no es un camino a seguir.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

...me ha encantado el comentario. He caído en tu Blog por casualidad, ando planteándome irme a vivir a Barcelona, y curioseando he llegado hasta aquí!

El vivir en función de las expectativas de los demás es un no vivir, un no dejarse mostrar, un sentir lo que se supone que se debe sentir y no lo que realmente se siente.

Enhorabuena por el Blog!

Stef

Fernando dijo...

Muchas gracias, Stef, y estoy completamente de acuerdo con lo que dices. Además, una de las ventajas de vivir en una ciudad donde llegas y nadie te conoce es que no hay nadie para decirte cómo vivir.

Saludos !!!

Fernando

Polette dijo...

Guauu! clap clap clap por lo q has escrito! creo q me va a hacer bien cambiar de cultura por un tiempo. Nustro pais se rige demasiado x los canones de belleza superficial, y la verdad es que eso apesta, por relaciones mas verdaderas!!

Congrats Fer!

Fernando dijo...

Muchas gracias Polette :)

Siempre intento escribir en este blog sin referirme a la Argentina, que, sin embargo, me ha servido día a día para ver las diferencias culturales, ya que es el gran punto de referencia que poseo. En esta nota me ha sido imposible, y ya que me he metido en ese camino, quiero opinar también que esta idea de morbo no tiene mucho que ver con la casi patológica división entre belleza interior y belleza exterior que se hace por allí. Hay otras formas de clasificar la belleza, sin recurrir a los conceptos de cuerpo y alma.

Saludos!!!

Anónimo dijo...

muy bueno si señor, y completamente de acuerdo, es más lo tengo demostrado...

LIDIA dijo...

Hola a todos/as, antes de nada deciros que soy una mujer nacida, criada, que vive y disfruta de esta gran ciudad que es Barcelona.

es cierto que los Barceloneses somos personas de mente abierta, aunque hay de todo, pero en general si lo somos.

Os dire que ... segun me dicen... soy de ese tipo de personas que despiertan ese morbo (al menos eso dicen) No soy ni alta, ni baja, ni rellenita ni extremadamente delgada, ni fea ni guapa. Tengo ese algo que es de dificil definir, pero que perciben los sentidos, los que se encuentran adormilados dentro de nosotros y no sabes el porque esa persona los activa.

Di con vuestros comentarios por casualidad, al querer saber de una vez. que es lo de despertar morbo. Si una enfermedad, una desviacion o no se que.

Pero os dire que en Barcelona hay muchisimas personas (hombre y mujeres) con ese alto grado de magnetismo, el cual atrae por igual a hombres que a mujeres.

Respecto a un comentario vuestro que he leido, el orden es morbo,inteligencia y belleza (esto último no es imprescindible)

Gracias por este Blog! lo descubro un poco tarde

(Lidia de 45 años)